Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

sábado, 24 de noviembre de 2007

Coincidencias

Estoy viviendo un poco más off line estos días. Entre otras cosas, porque me ha enganchado el nuevo libro de Eduard Punset, El viaje al amor.

De momento he llegado hasta el capítulo 4. Lo recomiendo, pero bajo mi punto de vista no es una lectura tan ágil como yo pensaba. En libros como Ni me explico ni me entiendes u otros como todos los que escriben el matrimonio Allan y Bárbara Pease, el enfoque huye de un exceso de tecnicismos o aspectos abstractos, para explicar con situaciones concretas del día a día el por qué de ciertas cosas.


Sin embargo, en la última obra de Punset, éste no evita utilizar tantos conceptos técnicos como considera necesarios para ejemplificar sus ideas, experiencias u opiniones. No me parece mal, pero obliga a una lectura más pausada y a ir digiriendo las páginas. Pide más de ti. Pide que te concentres.

Este libro es el segundo de la trilogía que Punset va a escribir. Viene tras El viaje a la felicidad y antes de El viaje al poder, un libro sobre el poder entendido como influencia personal. El video promocional de esta segunda obra nos da una idea de lo que podemos encontrar en él.

El caso es que mientras leía en el comedor de mi casa este mediodía un pasaje del libro donde dice "Si la vida fuera eterna, resultaría muy difícil concentrarse en algo" e iba a empezar a darle vueltas a que la intensidad con la que vivimos algunos momentos es posible por la finitud de la vida, de repente, escucho una frase de la canción Estrella fugaz de Estopa, que tenía puesta mi mujer en el despacho, atención: "La vida no es igual si no puedo morirme"... no sé, a mi me ha parecido que es de esas coincidencias que te hacen pensar, que te sorprenden.

Como aquella de hace un par de años y que todavía recuerdo bien: estaba conduciendo por Barcelona para ir a ver a un cliente y en la radio sonaba La madre de José de El Canto del Loco, cuando justo en el momento que Dani Martín dijo "José", mi mirada perdida fue a parar al rótulo de un bar, el Bar José. Coincidió en el tiempo leer "José" y escuchar "José", casi mágico...

En fin, voy a seguir con el libro y me comprometo a resumir en un post, cuando lo termine, lo que más y lo que menos me ha gustado.

De momento, aquí te dejo un video del programa de Andreu Buenafuente en el que se entrevista a Eduard Punset a raíz de la publicación del libro. No te dejes influenciar por el comentario inicial de los fósiles porque la entrevista no sigue por esos derroteros.

Parece que Buenafuente sólo habla en broma y que Punset sólo lo hace en serio, pero no es ni una cosa ni la otra, creo que se entienden bastante bien y tiene momentos muy divertidos.




9 comentarios:

Mercedes dijo...

¿Te has leído "El misterio de las coincidencias", de Eduardo R. Zancolli?

Lo encontré "por casualidad", lo compré, y al ver la dedicatoria, me quedé de piedra: "A Mercedes, sin duda..."

(Vaaale, su mujer se llama Mercedes, pero...¿no fue curioso? Una...coincidencia)

intoku dijo...

No me he leido ese libro, merce. Gracias ppor comentarlo, lo buscaré a ver...

La interrogación dijo...

A mi me encanta la claridad y cercanía con la que habla Punset. Parece como si te aclarara muchas cosas con sus palabras.
¡Venga esa crítica del libroooo!

Un beso

Enric dijo...

Lo de las coincidencias me pasa cada día 3.000 veces, yo ya ni le doy importancia porque sino acabaría loco. Mi número preferido es el tres y lo veo en todos los sitios. Salida 3 de la autopista, miro el cd y la canción va por el
3:33 (tres treses), la hora: las 3:33 justo cuando miro...en fin, no me lo explico.
Y en referencia a la intensidad de la vida porque es finita a mi me pasa al revés. Pienso, ¿para que aprender nada si me voy a morir?, ¿para que hacer nada si me voy a morir? Es otra forma de plantearlo. Si fuera infinita tendría ilusión para hacer muchas cosas, pero siendo finita, que pérdida de tiempo, ¿no?

intoku dijo...

Hola inte, en cuanto lo lea (sólo tengo fines de semana y no todos!), lo publico. Palabra de honor.

Enric, sin duda me parece un planteamiento equivocado... entre otras cosas porque si la vida fuera infinita tu ilusión se acabría un día u otro, eso seguro.

Jordi Ruiz dijo...

Una sincronía es una coincidencia significativa acausal entre la mente y un hecho material. Una de las más sorprendentes es la que le ocurrió al actor Anthony Hopkins. Habiéndosele propuesto protagonizar la versión cinematográfica de la novela La mujer de Petrovka, de George Feifer, que no había leído, Hopkins salió de su casa londinense y tomó el metro para comprarla en alguna de las numerosas librerías de Charing Cross. Pero el resultado fue infructuoso, por lo que se dispuso a regresar a casa y se adentró en la estación de Leicester Square. Al ir a sentarse en un banco, encontró que alguien se había dejado abandonado un libro, un ejemplar viejo y plagado de anotaciones. Lo tomó y… ¡era la novela que había estado buscando! Dos años después, durante el rodaje de la película, Hopkins conoció a George Feifer, quien le contó cómo dos años antes le había prestado a un amigo su ejemplar plagado de anotaciones, y cómo éste lo había perdido en el metro. En resumidas cuentas, Hopkins no sólo se había encontrado el libro que buscaba, sino que ¡éste era el ejemplar del propio autor!
Luego hay casos de los cuales aun no me explico, voy en el coche y de repente me pongo a canturrear una canción, instintivamente pongo la radio y Voalá!! la misma canción en el mismo punto donde yo la canturreo!!! estaré conectado con las ondas hertzianas :-)
Saludos Intoku

intoku dijo...

Había leido la coincidencia de Anthony hopkins en el blog de Javi Moya mientras me documentaba para escribir el post, gracias por comentarlo!

Es realmente sorprendente...

Saludos, Jordi.

peterpanpais dijo...

Hace casi dos meses que me compré el libro de 'El viaje al amor', pero aún no he empezado a leerlo. Fue a raíz de una entrevista al autor en RNE. Ya nos contarás tu opinión. Saludos

intoku dijo...

Peterpanpais,

Desde que publiqué este post no he vuelto a abrir el libro.

¿¿¿Por qué tenemos solamente 24 horas al día???

Lo tengo presente, no te preocupes, lo prometida es deuda!!