Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

jueves, 24 de enero de 2008

Póntelo, pónselo...

…fácil.


No me refiero a la antigua campaña por el sexo seguro, sino a una forma de afrontar las discusiones, especialmente las discusiones con las personas de nuestro entorno más cercano, a las que queremos.

Es habitual discrepar de la opinión de nuestra pareja, aunque también de nuestros padre, madre, hijo/a, amigo/a, compañero/a de trabajo e incluso del grupo de chicos/as a los cuales entrenamos, pero no por ello se debe terminar en un enfrentamiento verbal. Leyendo estas líneas puede parecer exagerado, pero seguro que sabes que en el fondo es más común de lo deseable.

Una pequeña chispa puede encender la mecha y terminar en una explosión, en discusiones que no aportan nada bueno y que desgastan la convivencia con nuestra familia o con quien quiera que convivamos.

Cuando digo póntelo fácil y pónselo fácil me refiero a cómo usamos el lenguaje. En este post se vio el poder (infravalorado) que tiene nuestro lenguaje, el modo en el que utilizamos nuestras palabras puede influir en la reacción de los demás. Es muy sutil, pero real.

A veces pensamos que por el hecho de no gritar o insultar estamos actuando de una forma correcta. Insultar es una falta de respeto explícita, y la ausencia de insulto, aunque necesaria, no es una condición suficiente.

Concretando más, existen una serie de expresiones con unos superlativos, exageraciones y adverbios determinados que no somos conscientes de lo dañinos que resultan, además de inciertos.

5 Ejemplos en negrita:

- Es que tu siempre(seguro que no es verdad)
- Porque tu nunca(seguro que no es verdad)
- Eres un/a… (mejor hacer referencia a lo que ha hecho, no a lo que es)
- Es imposible hablar contigo (seguro que no es verdad)
- Eres listísimo (en tono despectivo)

Es verdad que requiere un esfuerzo al principio, porque debes estar atento/a a lo que vas a decir incluso en momentos de enfado o decepción, pero merece la pena, porque una vez lanzadas, las palabras ya no pueden volver atrás. Si has herido a alguien ya no vale disculparse; a no ser que hagas como el del chiste:

Ante un camión que se le cruza en la rotonda exclama: “¡Cabrón, hijo de puta!”. Cuando el camionero, un forzudo de 2 metros y 100 kilos lo escucha, baja del camión enfadado y se dirige al conductor, que rápidamente vuelve a gritar, esta vez con una sonrisa nerviosa: “¡Ramón, otra vez en ruta!”…

11 comentarios:

Paquito dijo...

Interesante reflexión (estoy de acuerdo contigo en lo que planteas): solemos ser un poco cabroncetes cuando nos damos cera (nos encanta la exageración y hacer de un episodio una pauta: lo de los "siempre" y los "nunca" es una constante :-)).

Me ha encantado el artículo Intoku: los pop-ups siguen apareciendo tío :-((

Un saludete,

Paquito.

Iván dijo...

El mundo de la patrja es tan complejo... Podría decirse que es un universo inexplorado donde ambos integrantes se dentran sin una idea clara de lo que se van a encontrar.
Las discusiones son imprescindibles. Como bien dices hay que evitar atacar directamente al contrario. También el tono. Los gritos no suelen llegar a ninguna parte. Aunque a veces se hace tan difícil no levantar la voz...

alfredo vazquez dijo...

Lo importante, creo, no es como uno lo dice, sino como el otro lo escucha. Es esa reacción la que hemos de tener en cuenta para seguir usando los superlativos, o excusarnos por hacerlo.
También es importante el objetivo del mensaje. Según quien reciba el mensaje se le puede motivar mejor con un grito que con una caricia. (quien practique deporte los sabe).
Cuando usamos con la pareja palabras duras la mayoría de las veces somos conscientes plenamente de la dureza del lenguaje.
Las emociones son sanas cuando se exteriorizan a través del lenguaje, simplemente hay que aprender a escuchar como nos escuchan.
Felcicidades por tu Blog, me parece muy enriquecedora.
Alfredo Vázquez

intoku dijo...

Paquito, recibí tu email (gracias!). El fin de semana lo miraré con calma y probablemente me pase a estadísticas Google...

Hola iván, imprescindibles no sé si sería la palabra, pero si llegan tenemos que estar preparados :)))

Alfredo Vázquez, gracias por tus elogios y bienvenido a tu casa.

Saludos,
Intoku.

Senior Manager: dijo...

Estas técnicas son útiles en todos los ambientes pues son aplicables a cualquier conversación...Si nos fijamos bien las podemos poner en práctica en nuestro trabajo, con los clientes, jefes y subalternos... Claro está es importántisimo que lo apliquemos con nuestros seres más cercanos a quienes mejor les vendrá de nuestra parte.
Por cierto...Te vi en La Vanguardia...Felicidades...yo todavía estoy esperando a que se dignen en publicarme...

merce dijo...

A mí me fastidia mucho cuando me piden perdón por algo que han dicho, y siempre contesto lo mismo: no me sirve que pidan perdón, sino que piensen antes de hablar. Vale, a todos nos puede pasar tener un lapsus, pero no es tan difícil conseguir que el cerebro venza a la lengua en la carrera de la comunicación.

Oscar dijo...

Hola intoku, como te prometí aquí estoy y me gusta lo que leo. Me suscribo ahora mismo.

Este tema en concreto me parece fascinante. Creo que hay que evitar acalorarse por que el acaloramiento lleva a decir cosas sin pensar. La lengua es más rápida que el cerebro como dice merce.

Creo que las salidas de tono tienen que ver con el stress.

Por otro lado a veces no hay salidas de tono sino como dice intoku pequeñas palabras que hieren:"siempre", "nunca"... El primer paso es revisar tu vocabulario y luego cambiarlo.

Como todo en la vida se aprende pero a muchos nos han educado mal.

Ya que cuentas lo del camión. Hace unos días se me cruzó un megasupertodoterrenoconunapijadentro e iba hablando con mi madre por el móvil, mi cabeza se desconecto y grité: ¡..(censurado)...! Mi madre dijo, "Hijo que te pasa, tu antes no eras así.".

Anónimo dijo...

Bueno muchas veces utilizamos plabras sin saber muy bien su significado y,además se pueden decir con una intención diferente a la que se interpretan,cosas del lenguaje y de los humanos.

Menosesmas.

intoku dijo...

Hola Senior manager, gracias! Seguro que te publican, paciencia.

Merce, oscar, Menosesmas, gracias por la visita!!!

Félix dijo...

Me quedo con la idea de hacer referencia a los hechos. Lo aprendí hace tiempo y me he dado cuenta de que, usándolo, la otra persona llega finalmente a comprenderte y lo que empieza siendo una discusión acaba siendo una conversación sobre en qué nos hemos equivocado cada uno.

La idea realmente es decir: "cuando haces tal cosa, yo me siento...". De esta forma no generalizamos, ponemos ejemplos concretos de hechos que la otra persona no puede rebatir (o a lo mejor sí, en cuyo caso también se aclara el tema), y además le hacemos saber en qué medida sus actos nos afectan. Tendemos a imaginar que el otro sabe cuando actúa cuál es el resultado de sus actos, y normalmente no es así.

intoku dijo...

Es un MUY BUEN resumen Félix. Gracias.