Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

martes, 19 de febrero de 2008

En el riesgo está el beneficio

A pesar del título, no voy a hablar de la Bolsa, sino de algo muy humano como es la resistencia al cambio. Nuestro lenguaje cotidiano ya nos da una leve idea de lo poco que nos gustan los cambios y el riesgo asociado a ellos:

- Bendita rutina
- Virgencita, virgencita, que me quede como estoy
- Más vale pájaro en mano que ciento volando
- Mejor malo conocido que bueno por conocer

Recuerdo que en el año 1998 se produce un boom que ataca al status quo y que, paradójicamente, cambia el paradigma. Me refiero a la ópera prima de Spencer Johnson, ¿Quién se ha llevado mi queso?

Aparecen entonces, ligados a la empresa, una maraña de conceptos tales como “apertura al cambio”, “gestión del cambio”, “promotor/a del cambio”, “aversión al cambio”, “tolerancia a la incertidumbre”, etc.

El libro me gustó, pero para seguir con los dichos o refranes, del dicho al hecho hay un trecho. Ahora que no nos ve nadie, te dejo el libro aquí.

Parte de los motivos de esta resistencia al cambio hay que buscarlos en la falta de herramientas que tenemos para medir o prever cuándo introducir un cambio en nuestra organización o incluso en nuestra vida.

Si algo funciona, ¿para qué tocarlo?

Lo que parece claro es que cuando todos vemos, a raíz de los resultados, que el cambio es obligatorio, ya es muy tarde.

La famosa frase de Albert Einstein “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”, que circula también con la versión más impactante “locura es hacer siempre lo mismo y esperar nuevos resultados”, no es más que sentido común. Sin embargo, es quizá una sugerencia un tanto ambiciosa visto el panorama.

Como sucede con estas grandes sentencias, nos gusta tanto como dificultades encontramos en llevarla a la práctica.

Además, si nos cuesta introducir cambios en situaciones que no nos gustan, ¿cómo hacerlo en aquellas situaciones de confort? ¿Recuerdas el concepto boiling frog?

No nos engañemos, el cambio sólo le gusta a los bebés mojados.

Como curiosidad, existen diferentes fórmulas del cambio. Las más nombradas son estas 2:

C=(A+B+D)>X, donde C es el cambio, A el nivel de insatisfacción con la situación actual, B el deseo de cambiar, D la facilidad de integrar el cambio y X el coste del cambio. Si el nivel de insatisfacción no es suficiente, no hay deseo de cambiar por parte de todos, o se ponen pegas en la integración, el coste del cambio será mayor que esos factores A, B y D, con lo cual aparecerá la resistencia.

D x V x F > R, donde D es la Insatisfacción con la situación actual (Dissatisfaction), V la visión de situación futura (Vision), F los pasos para lograr la Visión (First Steps) y R la resistencia al cambio. Si alguno de los tres (D,V ó F) es cero o cercano al cero, el producto también será cero o cercano al cero, y la resistencia al cambio predominará.

Ya por último, ten en cuenta que en español no pasa, pero en inglés el cambio (change) está a una sola letra de distancia de la oportunidad (chance)… ¿casualidad?

13 comentarios:

Yoriento dijo...

Intoku, sugerente revisión del eterno tema del cambio¡ Va para mi delicious para cuando encuentre un rato para seguir alimentando el debate ;-)

Anónimo dijo...

Este post me viene como "anillo al dedo",para adoptar cambios en este momento de mi vida,es evidente que no hay nada peor que la postura de la "comodidad".

El exito y la suerte no llegan sin riesgo y,todos los cambios siempre son para mejor.

Menosesmas.

Mercedes dijo...

Los cambios siempre me han aterrorizado, pero cuando he tomado una decisión drástica, los resultados han sido positivos!

Claro, que no es lo mismo "cambiar" (yo decido), y "que me cambien" (tú decides por mí)...

Senior Manager: dijo...

Yo cambio, tu cambias, él cambia, nosotros cambiamos....
El cambio ha estado siempre presente sólo que hasta hace poco y debido a motivos empresariales nos hemos dado cuenta de que existen formas de paliarlo. Algo que aprendí trabajando en empresas muy dinámicas es que a las primeras señales de cambio hay que aplicar de inmediato medidas de adaptación... tanto es así que apenas veo un cambio lo concientizo y no me resisto, simplemente me adapto y así lo integro a mi entorno pasando casi desapercibido, como si nada hubiera cambiado y siempre hubiera sido así...Esta técnica me ha funcionado muy bien.

Selvas dijo...

Me ha encantado leer tu post, me ha "removido" mi última historia laboral. Sobre todo el tema de encarar el cambio cuando es obligatorio, cuando ya no hay otra salida y se sale a la desesperada. Puede salir bien, de hecho el cambio se consigue y mejora mucho la situación pero el coste emocional es enorme.
Me leeré el libro de Johnson, que ya le tenía ganas, otro más para añadir a la larga lista ;)

Desamparados dijo...

Otra frasecita: sin riesgo no hay gloria!!! jeje... Los cambios siempre son para bien, por lo menos para mí... Besos

intoku dijo...

Jeje.. recuerdo que al pasar de las pesetas al euro podías identificar fácilmente a las personas predispuestas al cambio y a las que se aferraban a la "pela" incluso con el euro ya implantado!

Saludos.
Intoku

EVA dijo...

Leí ese libro hace años, me obligó el que por entonces era mi jefe, y a mi cuando me obligan a algo, mal vamos. He de decir que no me disgustó, pero del dicho al hecho, va un trecho (mira, otra frase como las tuyas).
Los cambios si son para mejor, siempre son buenos, pero cuesta tanto arrancar muchas veces, que el peso y el trabajo que conlleva hace que nos lo pensemos más de dos veces y tres.
Saludos.

Félix dijo...

Gracias por el libro. Lo había visto mil veces pero no lo había leído hasta ahora.

alfredus dijo...

Soy poco original al decir que lo único que permanece es el cambio pero es verdad y sin embargo nos cuesta tanto asumirlo, quizas porque nuestra parte más nómada y aventurera a sucumbido al sedentarismo y la seguridad.

intoku dijo...

@Eva: gracias por escribir. Supongo que el hecho de que te "obligara" a leerlo fue definitivo :(

@félix: este libro ya se ha convertido en un clásico, pero a diferencia de "El Quijote" se puede leer e una tarde!!!

@alfredus: es una cuestión de personalidad pero un poco también, como dices, de edad, de etapas vitales.

Saudos!!!

Intoku

Anónimo dijo...

he llegado a tu blog a través de un aportación que has hecho en fresqui.com sobre Manu Chao y su denuncia al PP, y la verdad es que me pareces una persona muy interesante, da gusto encontrarse con gente como tú por la vida, me ha gustado lo del cambio, respecto a lo de boiling frog gracias por la aclaración del término, creo que ahora han sacado un libro que se titula así, no sé si has tenido la oportunidad de hojearlo (creo que es con hache?¿?¿),
bueno, hasta otra!

intoku dijo...

Hola anónimo. Gracias por tus halagos!

A lo mejor me arriesgo a caerte a los pies de repente, pero para ser sincero, no me acuerdo del comentario en Fresqui al que haces referencia ahora mismo... son tantos blogs leidos y comentados durante la semana!!!

Saludos,
Intoku.