Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

jueves, 13 de septiembre de 2007

Sentido del humor

Me “quejaba” en este post de la escasa representación del “Sentir” en nuestra cotidianidad. No está todo perdido, nos quedan 4 esperanzas todavía, todo un póker de ases:

1. Sentido común: Voltaire afirmó que “el sentido común es el menos común de los sentidos”… empezamos mal. Además, puede que haya tantos “sentidos comunes” como punto de vista, ¿no? En las clases de ética del colegio nos enseñaban a ser críticos con toda la información recibida, así como a rebautizar muchos conceptos existentes con nuestras propias palabras. Para “sentido común”, la definición más aceptada fue “saber popular”, es decir, “lo que sabe todo el mundo”.

Bajo esta perspectiva, el sentido del humor sería algo así como “saber reír”. Y creo que debería empezar todo por saber reírse de uno mismo, algo demasiado complicado en nuestra sociedad competitiva.

2. Sentido del ridículo: No tiene por qué ser necesariamente malo. Nos puede prevenir de hacer según qué cosas de las que después nos arrepentiríamos. No aporta un valor añadido realmente, porque el que lo tiene, faltaría más; y el que no lo tiene, se convierte a ojos (y comentario) de los demás en friki, raro o sencillamente eso, ridículo.

3. “Lo siento”: ¿Qué significa en realidad? No lo sé, pero cuesta decirlo, igual que reirse de uno mismo. Por algo será. De todas formas, damos protagonismo al sentimiento. Es una expresión tan arraigada que no creo que desaparezca de nuestro lenguaje.

4. Sentido del humor: ¡Por fin! Esto sí que marca la diferencia. En su libro "Cómo vivir francamente estresado", Salvador García escibe que el humor es, junto con el amor, uno de los mecanismos más evolucionados para afrontar la vida. La alegría y el buen humor son consecuencia de la libertad y la originalidad, nunca de la esclavitud, de la sobrecarga ni de la monotonía.


Se ha comprobado que la risa estimula el sistema inmunológico: disminuye el cortisol en la sangre e incrementa el número de los denominados linfocitos T, unas células que desempeñan un papel esencial en la defensa contra las infecciones víricas y las células cancerosas.

El sentido del humor disminuye la vulnerabilidad emocional al relativizar la importancia de las cosas. Porque todo depende de como se perciba y se interiorice.

Un consejo para terminar: No te tomes la vida demasiado en serio; al fin y al cabo, no saldrás vivo/a de ella.

10 comentarios:

La interrogación dijo...

Completamente de acuerdo. Hay que tomarse la vida con humor pero eso, ¿se tiene? o ¿se adquiere? No lo tengo muy claro. A lo mejor llegas a ello después de reflexionar sobre tu vida y sobre lo que te pasa, no sé.

intoku dijo...

Mira no sé inte, pero me da a mi que se tiene. Está muy relacionado con la actitud con la que afrontas las cosas, y cada día veo y escucho a personas frustradas porque el "entorno" no les permite tomarse las cosas de otra manera, cuando no se dan cuenta que el "entorno" no tiene el poder, sino que el poder lo tenemos las personas.

Tu tienes tus emociones, pero ellas no te tienen a ti... o no deberían tenerte.

Baby dijo...

Yo creo que el sentido del humor al igual que otros rasgos de la personalidad de las personas es algo innato. Hay personas serias por naturaleza y que no saben reir, y mucho menos de si mismas.

Montse dijo...

Hay que reírse de todo, que bastantes penas y difucultades hay en la vida, todo lo que nos haga reír y olvidar, aunque ssea por un pequeño momento, vale la pena.

patzarella dijo...

jeje Muy bueno. ¿Sabes? Creo que la capacidad de reírse de uno mismo y el sentido del humor está intrínsecamente relacionados. Es más, podría decir que son inseparables. Una persona que se ríe de sí misma es descomplicada y se la pasa mucho mejor que los demás. Todos hacemos el ridículo algunas veces y si nos reímos hasta puede ser divertido, ¿no crees?

Es como una sonrisa que te susurra al oído: "¡Hombre, qué no es para tanto!" Y como sigue diciendo un buen amigo mío: "por buen humor no paramos" ;-)

intoku dijo...

Baby, Montse y Patzarella, gracias por vuestra opinión, además positiva!

A veces lo difícil no es estar de acuerdo en este tema, sino cómo ponerlo en práctica en el día a día.

merce dijo...

Tengo una amiga que "se ha ejercitado" para tener el sentido del humor que, según ella, le faltaba.
¿Qué pasa ahora? Que como sabe que yo hablo a menudo irónicamente, se ríe de TODO lo que digo, aunque le hable en serio, o simplemente le dé los buenos días.
¿...No es para reírse?

Baby dijo...

jajajaja Que bueno Merce! Pero es que tu amiga ha pasado de un extremo al otro.
Por otro lado he de decir que a veces conectas muy bien con ciertas personas y cualquier cosa que digan ya hace gracia. Y como lo que diga sea gracioso, te tronchas!

Maria dijo...

Nusé, nusé, pero a mi cuanto más feas se me ponen la cosas mayor es la risa floja. Es un "desatrancador" estupendo, lo confieso. Será cosa de la endorfina esa.

Lau dijo...

veo que me tengo que poner al tanto con todo lo qu escribiste...que es mucho y muy interesante. Yo soy una persona con buen sentido del humor pero cuando me pasa algo feo me es difícil tomármelo tranqui....y pensar que no es para tanto
Saludos! :)