Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

lunes, 23 de julio de 2007

El síndrome de la rana hervida

¿Conoces la metáfora de la rana hervida?


Viene del término anglosajón "Boiling Frog", y hace relativamente poco ha llegado al gran púbico de la mano de Al Gore, gracias al documental sobre calientamento global del planeta "An inconvenient truth".

La fábula explica algo que además es cierto: si intentamos meter una rana en agua hirviendo, evidentemente ésta dará un salto y saldrá de forma inmediata de la cazuela. No obstante, si la metemos en agua a temperatura ambiente y luego vamos calentando muy poco a poco la cazuela, por sorprendente que parezca, la rana permanecerá en el agua hasta que, finalmente, muera hervida.

¿Qué conclusiones podemos sacar las personas?

Son evidentes. Si revisas de manera racional tus hábitos de alimentación, de ocio (beber, fumar...), de exposición al sol, de conducción, horas de sueño... seguro que, siendo sincero/a, eres consciente de un hecho: no es que simplemente no estés actuando de la mejor forma posible, sino que ni siquiera lo estás haciendo de una forma recomendable.

Tenía un entrenador que solía decir: "No se trata de hacer lo que puedas, sino de hacer lo que tienes que hacer".

Desde el humilde "poder" de este blog solamente puedo decir: Mucho cuidado; que no estés, sin darte cuenta, dentro de una cazuela con la temperatura del agua confortable, pero subiendo...

6 comentarios:

Enric dijo...

Gracias por el consejo...

merce dijo...

Así vamos luego todos, escaldados...

intoku dijo...

De nada.

Rubén Terrazas dijo...

Vaya!!!

No te imaginas lo que acabas de hacer...

En verdad no lo habia pensado, muchas gracias por este consejo tan CIERTO, lo llevare a la practica...

Anónimo dijo...

Dentro de nuestras actividades diarias y sobre todo las de tipo empresarial, debemos estar preparados para todo tipo de cambio, desde los repentinos fácilmente detectables, hasta aquellos lentos y graduales, que pueden tomarnos por sorpresa sin tiempo ya para reaccionar.

intoku dijo...

Está claro anónimo, pero no es TAN FACIL. De hecho, quizá los lentos y graduales no deberían tomarnos tan por sorpresa, y mucho menos en la empresa.

Saludos.