Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

jueves, 28 de junio de 2007

Me gustan los locos

¡No puedo evitarlo!

Siempre me han atraído (y curiosamente parece que yo tambien los atraigo) los llamados "locos".

Este tipo de personas especiales que todos identificamos por la calle rápidamente: por su vestimenta, porque hablan solos, porque se comportan de forma extraña, etc.

Es evidente que no son casos para hacer burla. De hecho, no es que me divierta, pero me interesan mucho y siempre me detengo disimuladamente a observar sus actuaciones. Mi último contacto con este tipo de personas (esta vez sí que me he reído) ha sido en el cine, con el genial Merlín de la tercera saga de Shrek.

Detrás de ciertas conductas hay determinados trastornos psicológicos. Existen síndromes muy conocidos a nivel popular, pero también los hay de lo menos conocido o común. Aquí van dos ejemplos:

Síndrome de Capgras: Identificado por primera vez en el año 1923 por el psiquiatra francés Jean Marie Joseph Capgras, que lo llamó "l'illusion des sosies" (ilusión de los dobles). El enfermo cree que él mismo o una persona de su círculo social ha sido substituída por un doble exacto que realiza conductas encaminadas a perjudicarlo y desprestigiarlo. Esta enfermedad está relacionada con la pérdida del reconocimiento emocional de los rostros familiares. Su causa podría ser una desconexión entre el sistema de reconocimiento visual y la memoria afectiva. Si te interesa mucho, te dejo aquí un caso clínico real.

Síndrome de Cotard: También llamado por su descubridor "délire de négation" (delirio de negación), debe su nombre al neurólogo francés Jules Cotard, que lo identificó en 1880. Este síndrome se caracteriza porque los pacientes se quejan no sólo de haber perdido sus posesiones, estatus y poder, sino también partes de su cuerpo como su corazón que ya no late, su sangre, sus intestinos que no funcionan e incluso de estar muertos. Algunos casos afirman estar pudriéndose por dentro, llegando a presentar alucinaciones olfativas en este sentido.

Hay muchas otras enfermedades raras, como las que se pueden leer en este blog, y también en este otro blog.

6 comentarios:

yoloflipo dijo...

Gracias por lo del plagio hombre, pero como puedes ver en la entrada pongo la fuente original y recomiendo leer el blog de javi puesto que es muy interesante...

¡un saludo!

intoku dijo...

OK, ya he rectificado la entrada. Gracias!

yoloflipo dijo...

¡Muchas gracias!
Por cierto, interesante el blog. Lo visitaré a menudo.

intoku dijo...

Gracias J.L

Yo también he puesto el tuyo en "favoritos".

Saludos!

merce dijo...

El fascinante mundo de los locos...(visto desde fuera... No le parecerá lo mismo a quien tenga que tratarlos cada día)

¿Habéis visto la película "Spider", de David Cronemberg? Interesantísima! ¿Alguien me podría decir qué trastorno (o trastornos) arrastra el protagonista desde su infancia?

intoku dijo...

Hola merce,

No he visto la "peli", pero en una entrevista de Eduard Punset al director, reconoce que la esquizofrenia es el trastorno que sufre el personaje. Copio más abajo una parte de la entrevista:

EDUARD PUNSET::
"¿Sabes una cosa que me fascinó en Spider? El personaje de la señora que está al mando de todo. Me recordó, por su agresividad y la forma sistemática de estar presente, incluso cuando no lo está, a la voz que oye el esquizofrénico, que le dice: haz esto, no hagas lo otro..."

DAVID CRONENBERG:
"Lo que dices es muy interesante. El escritor del libro Spider, que también fue el guionista de la película, es un inglés llamado Patrick MacGrath. Su padre era el jefe médico de la prisión de Broadmoor, un hospital mental para criminales. Y cuando era niño vivía allí, porque su padre vivía allí, era el jefe, y como él dice, los esquizofrénicos y los asesinos sanguinarios fueron sus niñeras, cuidaron de él cuando era pequeño. Por su padre, y por el tipo de educación que tuvo, le preocupaba mucho al escribir el libro el ser muy preciso con los llamados síntomas de la esquizofrenia, pero cuando estaba dirigiendo la película le dije que no tenía ningún interés en mostrar una especie de lista clínica de los síntomas porque estábamos intentando crear a un ser humano, una persona, un individuo, y no me quería preocupar de lo que tradicionalmente se considera que son los esquizofrénicos (...)"