Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

miércoles, 4 de julio de 2007

No podemos comprar por ti

Hay dos noticias que coinciden cada año por estas épocas: las rebajas y los accidentes de tráfico en el inicio de las vacaciones de verano.


"No podemos conducir por ti" es uno de los slogans que maneja la DGT. Existieron otros, como por ejemplo "Las imprudencias se pagan", que luego ampliaron con "cada vez más". Está claro que no funciona decir a la gente lo que tiene que hacer, e incluso algunos ex presidentes se rebelan.

Es lícito intentar hacer actuar a la gente a base de hacernos pensar o sentir, pero se ha mostrado siempre ineficaz, porque la voluntad de hacer algo (reciclar, colaborar con ONGs, etc.) o de no hacerlo (dejar de fumar, dejar de correr en carretera, etc.) depende de cada uno de nosotros.

Del mismo modo, cada año actuamos de forma prototípica al acudir en masa a las rebajas. Aquí no hace falta que nos digan eso de "No podemos comprar por ti", vamos nosotros encantados, aún a sabiendas de que, en algunos casos, el precio es muy similar al que tenía el producto o servicio en cuestión. Y yo me pregunto de dónde habrá salido el nombre, porque la palabra re-bajas asume que el precio ya era bajo, y en la mayoría de casos no hay nada más lejos de la realidad.

Por este motivo, hace tiempo que pensaba que si el impulso hedonista del consumismo se ha demostrado tan recurrente y consistente en la población, quizá cabría plantearse otro enfoque para tratar de modificar nuestras actitudes, "amenazándonos" no sólo con perder la vida o pensar en lo desolados que se quedan nuestros familiares (somos muy egoístas), sino con dejar de hacer cosas que nos producen placer. Y creo que con la campaña "Hay muchas razones para ponerse el cinturón; elige la tuya y hazlo" se empieza a adoptar este enfoque de "mira lo que te pierdes".

Esperemos las estadísticas de septiembre antes de cantar victoria...

4 comentarios:

merce dijo...

Siempre he pensado que en las campañas para evitar accidentes de tráfico se dejan dos factores muy importantes:
-la actitud positiva
-La cortesía, o la buena educación, o como queráis llamarlo. El respetar al otro, el ser considerado con el otro. Las "buenas maneras" en la conducción, en definitiva.

Enric dijo...

Yo creo que para aconsejar, uno ya tiene que ser perfecto (por eso nunca doy consejos). Con eso quiero decir que si nos van a prohibir correr, beber, etc, nos obligan a ponernos el cinturón y demás, supuestamente por nuestra seguridad, ¿no deberían empezar por arreglar las carreteras, ajustar las limitaciones de velocidad actuales, etc? Quien tiene derechos también tiene obligaciones, jamás olvidemos eso. Ellos piden, mandan, obligan, prohiben...pero no hacen. Algo va mal.

Baby dijo...

¡Viva las rebajas!

intoku dijo...

Exacto baby, ese es el mensaje de fondo del post... jajaja.

Lamentablemente Enric tiene razón, pero esto es un círculo vicioso que no tiene visos de ser solucionado jamás. Ya ves, instauran el permiso por puntos y comienza en paralelo en mercado negro de venta puntos. Spain is different.

Merce, no estoy seguro de que la versión amable convenza más, aunque es cierto que no se ha probado...