Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

jueves, 12 de julio de 2007

Si pierdes los nervios, no te libras de ellos

El pasado domingo 8 de Julio, en El Periódico, leí un artículo firmado por Gaspar Hernández titulado “Luchar contra la ira”, que me recordó bastante a este post.

Aprovecho para recordar el mensaje una vez más, ¡y las que haga falta!

Es un tema que para mi es crucial, puesto que la mayoría de las personas, sin importar la clase social o económica a la que pertenezcan, suelen perder los nervios de forma alarmantemente fácil. Lo veo cada día: en la gasolinera, en el supermercado, parejas discutiendo, padres interactuando con sus hijos, al volante en la carretera, etc.

Ya en su día, Schopenhauer dijo de la ira que ésta no nos permite saber qué hacemos y menos aún lo que decimos.

Te resumo el artículo a menos de la mitad, que con el post de ayer ya me quedé a gusto...

El terapeuta y conferenciante Mike George ha escrito en el libro “Transformar la ira en calma interior” que la ira destruye y punto: “Si no te destruye el cuerpo, te destruye la capacidad de ser creativo (...). La ira nunca es sana, positiva, ni está justificada. La ira es el mayor enemigo de una vida tranquila, satisfactoria y gratificante, porque destruye totalmente la capacidad de mantener unas relaciones significativas (...)”.

Nos enfadamos por culpa de las expectativas. Nos enfadamos con una persona, o con el mundo, porque suponemos que aquella persona o el mundo entero debería actuar tal y como nosotros desearíamos. De hecho, la ira nos demuestra que no lo podemos controlar todo. Según Mike George, “tú eres el único que crea la ira que sientes. Aunque parezca que las acciones de la otra persona son las responsables de tu estado emocional, en realidad el culpable es simplemente tu respuesta a aquella persona o situación. Cada respuesta que creas puede ser una elección consciente (...)”.

Si te interesa el programa de radio de Gaspar Hernández, puedes descargarte aquí algunas sesiones (en catalán).

6 comentarios:

Enric dijo...

Yo creo que la ira es simplemente un instinto (o reacción instintiva). Nos hemos empeñado en racionalizarnos desde tiempos inmemorables, pero no podemos evitar que, de vez en cuando, salga el "animal que llevamos dentro". El león no se contiene, simplemente responde a estimulos, y en cambio nosotros, reprimimos, reprimimos, reprimimos...hasta que explotamos. No se que es peor. Todos esos hombres que matan a sus mujeres...Cuanta rabia acumulada hay ahí dentro. Quiero decir, que no podemos luchar contra lo que somos, porque al final acaba saliendo, pero mucho peor. Quizás es mejor un poquito de ira cada día, que toda la ira acumulada.

intoku dijo...

Como teoría suena realmente bien, pero no estoy del todo de acuerdo, hay vávulas de escape.

Yo no siento que esté acumulando ira interior, y sin embargo nunca necesito exteriorizarla tampoco, simplemente estoy concienciado para procesar los imprevistos, problemas o jugarretas del destino de una forma inteligente y
siempre con sentido el humor, relativizando TODO lo que nos ocurre.

No se... igual un día exploto y os salpico a todos... :)

Baby dijo...

Yo creo que depende de la persona. Hay personas que explotan en el día a día y otros que pasan años y van acumulando ira.

intoku dijo...

Y otros que pasan años y no van acumulando nada, porque se lo toman con: filosofia, calma, ocomoquierasllamarle...

Anónimo dijo...

Por supuesto que la ira es nuestra y no de las circunstancias que nos rodean,estoy convencida y como a mi me dicen que soy positiva optimista no me va nada la ira casi nada me hace perder los nervios,y gano un monton de tiempo guai.
tambien creo que esto se aprende.
os deseo un año nuevo sin ira.

Menosesmas.

intoku dijo...

menosesmas, coincido plenamente con tu decisión de rechazar la ira.

Como se dice popularmente, si te enfadas tienes 2 trabajos: enfadarte y desefadarte luego.

Yo, como tu, prefiero no malgastar este tiempo!!!

Feliz año 2008 sin ira :)

Intoku.