Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

viernes, 6 de julio de 2007

Tengo miedo

Sin llegar a ser fobias, todos tenemos algunos miedos que no solemos comentar con los demás. Quizá comentamos algunos cuando la conversación nos lleva a ese punto, pero pocas veces por iniciativa propia. Y, en general, solamente se lo contamos a familiares o a buenos/as amigos/as.

No me refiero al típico miedo a las alturas, a los animales raros y peludos, a la sangre o a la oscuridad, sino a aspectos más irracionales e íntimos.

La mayoría de las veces, estos miedos están fundados en historias que hemos leído en prensa, visto en la “tele” o que nos ha contado alguien.

Aunque también pueden deberse a experiencias personales anteriores, en general son cosas que les han pasado a los demás, desde lo más cotidiano a lo más infrecuente.

Aquí tienes una breve lista de algunos de estos posibles miedos, incluído alguno de los míos...

- Que te empujen en el metro hacia las vías
- Padecer una enfermedad grave
- Perder a algún familiar
- Un incendio en tu casa
- Perder el empleo
- Que el avión en el que viajas sufra una caída libre

¿Se te ocurre alguno más?

8 comentarios:

Baby dijo...

Algunos de mis miedos coinciden con los de Intoku: miedo a enfermedades graves, miedo a perder a algún familiar o amigo querido. Otros serían tener un accidente grave o no poder formar una família...
Creo que en resumen es miedo a lo que no podemos controlar por nosotros mismos.

Enric dijo...

Jajaja!!! A veces nos sentimos tan especiales y en realidad lo somos tan poco...Estos miedos son muy comunes, porque yo también los tengo. Lo de las vías me ha hecho mucha gracia porque siempre lo pienso y creía que era una paranoia mia.
Pero si te fijas, Intoku, menos lo del empleo, que quizás es más trivial, el resto es miedo a la muerte. Aunque al temer a la muerte yo creo que en realidad estamos temiendo a lo desconocido.

P.D: Aprovecho para hacerte una petición. Ya que viene al tema, podrías hablar de la muerte y del tremendo pavor que le tenemos todo, el como nos condiciona, etc. Gracias!

merce dijo...

Estos miedos no dejan de ser miedos a una realidad que anda suelta por el destino (o como queráis llamarlo), y que te puede tocar en cualquier momento. Es como una "lotería negativa". De ahí que casi todos compartamos los mismos miedos, porque son "reales" y "están ahí". Nada de ataques extraterrestres, ni vampiros que acechan por las esquinas oscuras.
Sabemos qué cara tienen nuestros miedos...

merce dijo...

Por cierto, ya en el tema de las fobias: hace unos meses descubrí algo sorprendente:
Yo, que me he pasado toda la vida sufriendo un horrible, ridículo e incontrolable miedo a las alturas, me doy cuenta por casualidad de que..."HA DESAPARECIDO" ! Se ha ido, se ha esfumado, no está. The end.
¿Qué ha pasado?¿Cómo puede ser?

intoku dijo...

Un incendio en el que pierdas la casa y todos tus bienes no es la muerte... y lo del empleo tampoco. Pero recojo la idea de escribir un post sobre la muerte más adelante.

Merce, tu vértigo se ha esfumado porque seguramente no era el llamado "vértigo fóbico", sino el más típico miedo a las alturas.

merce dijo...

¿Pero cómo puede desaparecer por las buenas un miedo a las alturas, por muy típico que sea?

intoku dijo...

MerC tu no tenías acrofobia (o fobia a las alturas), sino simplemente "miedo" a las alturas. Es un miedo innato, de los poquísimos que no se aprenden. Sin embargo, sí que se aprende a dejar de tenerlo, con la paulatina exposición a alturas durante tu vida. Ha sido, de hecho, como un tratamiento involuntario de "desensibilización sistemática".

merce dijo...

Pues nada, a ver si a los 80 años puedo por fin hacer "puenting" y subirme en un parapente, ja, ja, ja, ja!!!