Gracias por tu visita. ¡No dudes en dejar tu comentario!

sábado, 1 de diciembre de 2007

Sánchez... eres de Rusia, ¿no?

De pequeño, en lugares como el médico donde te preguntan nombre y apellidos, siempre me hacían en mismo comentario (que yo, por cierto, nunca entendía). "Sánchez... ¿es un apellido ruso verdad?". Yo contestaba encogiendo los hombros sin comprender las sonrisas de complicidad de mis padres y el facultativo.

El apellido siempre ha sido un signo de identidad, en ocasiones incluso un símbolo de casta, un indicativo de la saga familiar. En según que conversaciones de la clase alta se suele escuchar, quizá más en películas, eso de "¿Eres de los Wilson de Boston?"

El caso es que con la globalización que estamos viviendo, estos detalles acabarán por desaparecer. El territorio ya no significa nada, las fronteras no existen y los apellidos no se van a estancar en regiones concretas, como hasta ahora.

Leía en La Vanguardia la semana pasada que en Estados Unidos están nerviosos porque, citando el titular, cada día hay menos Smith y más García.

Los apellidos de origen hispano están comiendo terreno a los anglosajones a una velocidad de crucero. De hecho, 4 de los 15 apellidos más numerosos en Estados Unidos son hispanos: García, Rodríguez, Martínez y Hernández. (Curioso, pero los acentos o tildes de estos 4 apellidos no existen al otro lado del charco)

La preocupación está justificada, puesto que se ha calculado que existen más de 1.000.000 de García y los López pueden llenar toda Zaragoza. Los primeros 5 puestos de la lista, no obstante, están ocupados por los clásicos: Smith, Johnson, Williams, Brown y Jones.

La Oficina Federal del Censo de Estados Unidos ha "alertado" de este hecho, ya que considera que un elemento tan básico de la personalidad norteamericana está sufriendo un cambio considerable e ¿irreversible?

El estudio termina con algunas curiosidades en cuanto a los apellidos en EEUU. Por ejemplo, el 90% de quienes se apellidan Washington son negros, igual que el 75% de los apellidados Jefferson. Más del 96% de quienes se llaman Krueger, Mueller o Koch (apellidos alemanes o centroeuropeos) son blancos. Y entre los hispanos, otro dato llamativo: Barajas (96% son hispanos), Orozco (95%) y Cervantes (94,5%).

Como es de esperar, las zonas con más población hispana, incuso más de un tercio del total de ciudadanos, son California y Texas.

9 comentarios:

La interrogación dijo...

Pues veremos cuando empiecen con los apellidos chinos porque se aveciana una buena.

Besos

Paquito dijo...

Interesante...

A ver ahora qué hacen, que son capaces de prohibir los apellidos hispanos...

Muy interesante en cualquier caso :-))

Un saludete desde Amsterdam,

Paquito.
http://paquito4ever.blogspot.com

intoku dijo...

Inte, No había pensado lo de los apellidos chinos, es cierto!
El estudio hablaba del apellido oriental más común en EEUU: "Lee".

Hombre paquito... tanto como prohibirlos... creo que no llegaremos a tanto! :)

Saludos!

Senior Manager: dijo...

Yo pienso que no hay de que preocuparse, con tantos movimientos migratorios de aqui y allá pronto el mundo será un lugar más diverso y más rico culturalmente hablando...Al final ganaremos todos.

Maria dijo...

El caso es dividirse entre "nosotros" y "ellos", tiene miga la cosa. ¿No es Estados Unidos un país de inmigrantes? ¿que esperan que sean los originales nombres irlandeses los que sobrevivan por encima de los demás? Buena parte de los apellidos americanos son alemanes, polacos, italianos judios... etc. Y por si fuera poco los nombres hispanos suelen ser descendientes directos de los habitantes originales de America. Justicia divina, je, je, je.

La Reina de Marte dijo...

ja mira que interesante!

un beso buena vida para usted!

Lara dijo...

A mí también me pasaba con Pérez, jajaja...

félix dijo...

Qué rapido se olvidan los pueblos de sus raices. En cuanto llevan tres días ya dicen que ellos llegaron antes. Lo cierto es que la población hispana es la principal minoría de EE.UU. y se espera que en 2010 uno de cada seis norteamericanos sean hispanos. Esto es algo que interesa a las empresas allí pues, además de ser más, están incrementando su poder de compra y están suponiendo un auténtico revulsivo del consumo en ciertos sectores maduros cuyo crecimiento estaba casi estancado.

intoku dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Interesante la visión de María y útil el dato que aportas, félix. Gracias!